DDHH de campesinos: importante acuerdo de las Naciones Unidas | Land Portal

Por: Jorge Meza Robayo*


Representante de la FAO en Paraguay


 


La Asamblea de las Naciones Unidas dio el visto bueno a la Declaración sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales.


Este documento que reconoce la importancia de esta población, su aporte al desarrollo y su contribución para garantizar el derecho a una alimentación adecuada y al trabajo digno.


La declaración es la culminación de un proceso negociado por los países durante seis años, en el marco de la Asamblea. La adopción de la Declaración tuvo el apoyo de la FAO y está vinculada a la mayoría de los principios y directrices adoptados por el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial y varios otros órganos de Gobierno de nuestra Organización.


La Resolución reconoce que los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales sufren de manera desproporcionada la pobreza, el hambre y la malnutrición, la falta de recambio generacional y la despoblación de las regiones, la precariedad laboral y los desalojos o desplazamientos forzados.


Asimismo, hace hincapié en las mujeres y su papel decisivo en el mantenimiento y la mejora de los medios de vida y el fortalecimiento de las comunidades rurales, en la dificultad para acceder, en condiciones de igualdad, a recursos productivos y servicios financieros o la protección social.


El documento refleja la preocupación por la especulación sobre los alimentos, el desequilibrio de los sistemas alimentarios y las relaciones de poder a lo largo de las cadenas de valor. Además, preocupa también el acceso a la justicia, la integridad física, la libertad y la seguridad de las poblaciones rurales.


Según datos del Censo Agropecuario Nacional 2008, más del 80% de los alimentos que se sirven en las mesas de todos los paraguayos provienen de la agricultura familiar con su producción diversificada. No obstante, la agricultura familiar en Paraguay enfrenta problemas estructurales, a pesar de contar con políticas dirigidas al sector. Más de 215 mil fincas tienen menos de 10 hectáreas y representan el 74% del total de fincas en el país. De ese total, el 62% de las fincas no poseen títulos de propiedad. De acuerdo a un informe de 2008 de la Comunidad Andina, la asistencia técnica no llegaba al 25% de los predios de los pequeños agricultores, y el crédito no llegaba a más del 30% de las fincas. Hay una alta concentración de la tierra en el medio rural. El 8,6% del número de fincas de medianos y grandes productores concentra el 93,7% de toda la superficie agropecuaria del país. Se requiere información actualizada para el diseño de política públicas integrales, por lo que el Censo Agropecuario que está en proceso de preparación, será de suma importancia para el país y específicamente para el sector rural.


La resolución de las Naciones Unidas, que coincide con el Decenio para la Agricultura Familiar, llama a los Gobiernos a tomar medidas que protejan y promuevan condiciones dignas y herramientas para el desarrollo de la población rural que vive de la agricultura y de otras actividades en el campo.


Se espera que la declaración tenga un impacto positivo que se traduzca en soluciones que puedan aplicarse de manera sencilla, económica y sostenible para los a agricultores familiares y otras personas que trabajan en las zonas rurales del Paraguay, mejorando sus niveles de vida y propiciando su desarrollo.


 


Blog publicado en Abc

Comparta esta página