Namibia - Contexto y Gobernanza de la Tierra | Land Portal

Por Rick de Satgé, revisado por  Wolfgang Werner, Universidad de Ciencia y Tecnología de Namibia (Namibia University of Science and Technology )


Namibia es un gran país situado en la costa occidental de África meridional que limita con Sudáfrica, Botsuana, Zambia y Angola. Tiene una extensión de 824.290 km² y una población de unos 2,5 millones de habitantes. El clima de Namibia se caracteriza por ser muy caluroso y seco, con lluvias escasas e irregulares. El desierto de Namibia recorre gran parte del litoral del país. El 92% de la superficie terrestre se define como hiperárida, árida o semiárida  [1]. Se calcula que el 48% de las tierras de Namibia son zonas predominantemente ganaderas, y el 39% son más adecuadas para la cría de ganado menor. Sólo 13.500 hectáreas, o apenas el 0,02% de la superficie total, son aptas para el cultivo de secano, mientras que sólo 2.600 hectáreas, o el 0,003%, son aptas para el riego [2]. A pesar de su escasa población, Namibia es un país diverso y multilingüe en el que se hablan unas 30 lenguas. La lengua mayoritaria, el oshiwambo, es hablada por algo menos de la mitad de la población de Namibia.

 

Antecedentes históricos

Las tierras desde el Caprivi hasta el río Orange fueron colonizadas por los alemanes en 1894 y ocupadas hasta 1915. En 1903, unas 52.110.000 ha habían sido asignadas a empresas concesionarias, retenidas como tierras de la Corona u ocupadas por colonos. A la población namibia le quedaban 31.400.000 ha [3].

En 1904, los herero y los nama se levantaron contra la ocupación alemana y el continuo despojo de tierras. Las fuerzas coloniales alemanas sofocaron este levantamiento con una brutalidad sin precedentes [4]. Sus acciones llegaron a ser consideradas como el primer genocidio del siglo XX [5]. Se calcula que el 75% de los pueblos herero y nama fueron aniquilados por las tropas alemanas. De los 80.000 herero, 60.000 fueron forzados a morir en el desierto. La mitad de los 15.000 que se rindieron, murieron en campos de trabajo forzado. Tras el genocidio, el gobierno colonial alemán expropió todos los "bienes muebles e inmuebles" de los ovaherero (1906) y los nama (1907) sin compensación [6]. Esto incluía la tierra y el ganado. En 1911, un censo oficial alemán registró una reducción del 80% de la población indígena [7].

En 1920, tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, Sudáfrica recibió un mandato de la Liga de Naciones para administrar el territorio. Sudáfrica se negó a renunciar a este mandato cuando la Liga de Naciones se disolvió para ser sustituida por las Naciones Unidas en 1946. Siguió administrando el territorio como si fuera una provincia de Sudáfrica. Cuando el Partido Nacionalista conservador llegó al poder en Sudáfrica en 1948, extendió la política de discriminación racial del apartheid también a Namibia. 

En 1964, las recomendaciones de la Comisión Odendaal, nombrada por Sudáfrica, para investigar los asuntos del suroeste de África, tuvieron implicaciones de gran alcance para el futuro acceso y la asignación de tierras en Namibia. Éstas aceleraron la aplicación de las políticas del apartheid, por las que 17 reservas se consolidaron en diez territorios étnicos, cada uno de los cuales ejercía una forma simbólica de autogobierno. Estas medidas estimularon la formación y consolidación de élites locales y la promoción de identidades étnicas construidas. Estas políticas permitieron a un pequeño número de personas adineradas acotar y privatizar las tierras agrícolas y de pastoreo comunales. Se argumentó que la Comisión Odendaal y sus propuestas eran un intento del gobierno sudafricano de adelantarse a la lucha armada fomentando una clase media obediente en las tierras natales.

Una combinación de desalojos forzosos de zonas rurales y urbanas para consolidar los territorios étnicos dentro de Namibia estimuló el aumento de la resistencia nacionalista. El Ejército Popular de Liberación de Namibia (People’s Liberation Army of Namibia - PLAN), brazo armado de la Organización Popular del África Sudoccidental (South West Africa People’s Organisation - SWAPO), lanzó una guerra de guerrillas desde sus bases en Zambia y el sur de Angola. Se desarrolló un conflicto multifacético en suelo namibio y en la vecina Angola, también desgarrada por la guerra civil.

Namibia obtuvo finalmente la independencia en 1990, tras casi un siglo de ocupación colonial, genocidio y guerra. El proceso por el que Namibia obtuvo la independencia estuvo fuertemente influenciado por la geopolítica de la guerra fría.  Un llamado grupo de contacto de gobiernos occidentales elaboró un documento en el que se establecían los principios y directrices constitucionales en 1982, ocho años antes de las elecciones que marcaron la transición a la independencia. Los principios contenidos en el documento de 1982 se consideraron innegociables en el futuro. El artículo 25 (1) establecía que "el Parlamento o cualquier autoridad legislativa subordinada no promulgará ninguna ley, y el Ejecutivo y los organismos de gobierno no tomarán ninguna medida que suprima o reduzca los derechos y libertades fundamentales". Esta protección no negociable se extiende al artículo 16 sobre la libertad y la protección de la propiedad [8]. Con él se pretendía garantizar que los propietarios tuvieran derecho "a la protección contra la privación arbitraria de la propiedad privada sin una indemnización justa".  

En el momento de la independencia, sólo el 28% de la población estaba urbanizada y el 20% de la población urbana vivía en asentamientos informales [9]. De la superficie total de Namibia, sólo 696.000 km2 eran utilizables para la agricultura. "Las tierras libres de propiedad privada, que representaban el 48% del territorio, seguían en manos de menos de 5.000 agricultores, principalmente blancos, mientras que más del 70% de la población seguía dependiendo directa o indirectamente del 35% de las tierras comunales disponibles (el 17% restante era de propiedad estatal y, en gran medida, reservas naturales)"[10]. La superficie neta de tierras agrícolas utilizables en las zonas comunales era sólo de 27 millones de hectáreas, es decir, el 43% de todas las tierras agrícolas utilizables.

 

 

En el momento de la independencia había 6.350 explotaciones comerciales en Namibia, propiedad de 4.045 agricultores. De estas explotaciones, sólo 230 (el 3,6%) eran propiedad de namibios negros, mientras que 352 eran propiedad de extranjeros [11]. Aproximadamente el 70% de la población namibia dependía de los medios de subsistencia basados en la tierra.  

La independencia de Namibia coincidió con la caída del Muro de Berlín y el posterior colapso del bloque soviético. Esto influyó en la orientación de la política de reforma agraria. A pesar de la enorme desigualdad en el acceso a la tierra y de la historia de despojos violentos, se excluyó la nacionalización a gran escala de la tierra y la restitución de la misma como enfoque para permitir la redistribución de la tierra [12]. 

En 2010, Namibia tenía el tercer porcentaje más alto de propiedad privada de la tierra (44%) en la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (Southern African Development Community  - SADC).

 

Legislación y regulaciones sobre la tierra

El artículo 16 de la Constitución de Namibia garantizaba que las relaciones de propiedad preexistentes, creadas bajo el colonialismo y consolidadas por el apartheid, permanecieran fundamentalmente inalteradas. Los derechos a la tierra adquiridos durante el colonialismo y el apartheid estaban garantizados constitucionalmente [13]. Sin embargo, el apartado 2 del artículo 16 de la Constitución prevé la expropiación, al establecer que "el Estado o un organismo competente autorizado por la ley puede expropiar bienes en aras del interés público, previo pago de una indemnización justa, de acuerdo con los requisitos y procedimientos que se determinen mediante una ley del Parlamento". El anexo 5 de la Constitución de Namibia deja claro que el gobierno de Namibia considera las tierras comunales como tierras del Estado.

En 1991, la Oficina del Primer Ministro organizó una Conferencia Nacional sobre la Cuestión de la Tierra y la Reforma Agraria. En ella se recomendó:
    •    La redistribución de las tierras agrícolas comerciales, principalmente sobre la base del principio de vendedor dispuesto-comprador dispuesto, teniendo el gobierno derechos preferenciales para comprar tierras agrícolas con fines de reasentamiento;
    •    introducción de un impuesto sobre la tierra;
    •    reasignación de terrenos infrautilizados;
    •    límites al tamaño y al número de explotaciones constituidas por tierras de propiedad privada;
    •    Eliminación de las tierras de propiedad extranjera y del absentismo;
    •    Las comunidades desfavorecidas (en particular los san) "deberían recibir una protección especial de sus derechos sobre la tierra en las antiguas reservas, situadas principalmente en las regiones del norte"[14].  

Sin embargo, la conferencia también adoptó la postura de que las reclamaciones de tierras ancestrales eran demasiado complejas de resolver y corrían el riesgo de desencadenar un nuevo conflicto por los derechos territoriales en disputa. En consecuencia, Namibia, a diferencia de su vecina Sudáfrica, optó por no promulgar leyes que permitieran la restitución de tierras. En su lugar, intentó crear la oportunidad de que cualquier ciudadano namibio sin tierra se beneficiara de un programa nacional de redistribución de tierras [15]. Este programa se financia en parte con los impuestos sobre la tierra que se cobran a los agricultores propietarios y que se destinan a un fondo independiente que se utiliza para la adquisición de tierras por parte del Estado [16].

La Ley de Reforma Agraria (comercial) (nº 6 de 1995) prevé la adquisición preferente de tierras agrícolas por parte del Estado con fines de reforma agraria. La ley exige que cualquier vendedor de tierras agrícolas las ofrezca primero al gobierno, que realiza una evaluación y resuelve la compra o renuncia a la oferta. Entre 1992 y 2018 el gobierno optó por comprar el 37% de las tierras que salieron al mercado [17]. Los hogares a los que se les adjudica este terreno pueden registrar los arrendamientos tras un periodo de prueba de cinco años. A partir de entonces pueden ejercer una opción de compra. No se permite el subarriendo ni la hipoteca de las tierras obtenidas para el reasentamiento sin el consentimiento del ministro.

La ley también prevé la adquisición obligatoria de determinadas tierras agrícolas por parte del Estado y regula la adquisición de tierras por parte de extranjeros, que necesitan un permiso ministerial especial para comprarlas [18]. La Ley establece un Tribunal de Tierras y regula sus funciones.

En 1998 se publicó una Política Nacional de Tierras. En ella se hace especial hincapié en la garantía de los derechos de las mujeres a la tierra y en la protección de estos derechos en entornos de tenencia comunal. 

La Ley de Reforma de las Tierras Comunales (nº 5 de 2002) establece el marco legal para la asignación de derechos sobre las tierras comunales, reconociendo tanto los derechos consuetudinarios sobre las tierras como el derecho de arrendamiento. La Ley establece las funciones de los Jefes, las Autoridades Tradicionales y las Juntas de Tierras Comunales con respecto a la administración de las tierras comunales [19]. La Ley prohíbe específicamente el cerramiento y el vallado de los pastos comunes. Sin embargo, según se informa, esta sección de la Ley sigue sin aplicarse y el Ministerio de Tierras y Reasentamiento comenzó con el desarrollo de granjas a pequeña escala en 2003 [20]. En 2003 se aprobaron los reglamentos correspondientes a esta ley [21].

La Ley de Segunda Enmienda de la Reforma Agraria (Comercial) (nº 19 de 2003) introdujo un impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, aparentemente para financiar la redistribución de la tierra en Namibia [22]. 

La Ley de Tenencia Flexible de la Tierra (n.º 4 de 2012) regula la tenencia en las zonas urbanas y prevé regímenes de titularidad inicial y de propiedad de la tierra en los terrenos situados dentro de los límites de un municipio, ayuntamiento o aldea (véase "tierras de propiedad privada" más adelante). 

 

Clasificaciones de la tenencia de la tierra

Hay tres grandes categorías de tierras en Namibia.

                                                         

Terrenos del Estado

Según la Agencia de Estadística de Namibia (Namibian Statistics Agency - NSA), el suelo estatal constituye el 23% de la masa total de tierra. De este porcentaje, el 94% se destina a parques nacionales y zonas restringidas, y el 6% corresponde a municipios locales. Las tierras estatales también incluyen 3,02 millones de hectáreas adquiridas para granjas y servidumbres de reasentamiento de la reforma agraria, junto con 2,46 millones de hectáreas adquiridas para granjas de investigación y servidumbre [23].

Propiedad privada

Un 42% de las tierras agrícolas de Namibia son de propiedad privada. El 86% está en manos de particulares, empresas, fideicomisos, etc. Por lo que se puede establecer, los namibios negros anteriormente desfavorecidos sólo poseen el 16% de las tierras agrícolas comerciales.

Sin embargo, la Ley de Tenencia Flexible ha introducido dos formas de tenencia subsidiaria para garantizar de forma más asequible los derechos registrados relativos a los terrenos residenciales dentro de los límites municipales: 

    •    Título de inicio, que permite al titular de los derechos construir y ocupar una vivienda en una manzana determinada y legar o transferir los derechos a otros.

    •    Título de propiedad de la tierra que otorga al titular de los derechos en un plan de vivienda los mismos derechos que la tenencia de propiedad absoluta y el derecho a utilizar los bienes comunes dentro del plan [24].

Tierras comunales

Las tierras de las zonas comunales se administran con arreglo a diferentes sistemas consuetudinarios, según los cuales los derechos de los usuarios suelen ser vitalicios. El artículo 17 de la Ley de Reforma de las Tierras Comunales (nº 5 de 2002) establece que las tierras comunales "se confieren al Estado en beneficio de las comunidades tradicionales que residen en esas zonas" [25].

Los derechos consuetudinarios sobre la tierra incluyen los derechos a una parcela residencial, una porción de tierra cultivable cuando la hay, o cualquier otro derecho que pueda ser reconocido y descrito por el Ministro mediante una notificación en la Gaceta. Sin embargo, esta definición no describe adecuadamente el conjunto de derechos que suelen caracterizar a los sistemas de tenencia comunal y que incluyen el acceso al agua, al pastoreo, a la vida silvestre y a diversos recursos botánicos con diferentes usos culinarios, medicinales, de combustible y de construcción.

 

 

En las zonas comunales, las obligaciones del Estado como fideicomisario exigen que ponga en marcha "sistemas que garanticen que las tierras comunales se administran y gestionan en el mejor interés de las personas que viven en esas zonas [26]. La ley mantiene el papel de las autoridades tradicionales en el proceso de administración de las tierras, al tiempo que establece juntas de tierras comunales para: 

    •    controlar la asignación y la cancelación de los derechos territoriales consuetudinarios por parte de los jefes o las autoridades tradicionales;
    •    decidir sobre las solicitudes de derechos de arrendamiento;
    •    crear y mantener registros para la asignación, la transferencia y la cancelación de los derechos consuetudinarios sobre la tierra y los derechos de arrendamiento [27].

Algunas comunidades de las zonas comunales no estaban protegidas por la ley porque no están incluidas en la Autoridad Tradicional (Traditional Authority  - AT) registrada, o los límites de la AT no están claros [28].

En términos más generales, el futuro de las tierras comunales se ha descrito como "precario". Entre las amenazas a la tenencia comunal se encuentran el vallado ilegal y el cercado de tierras de pastoreo por parte de individuos poderosos, junto con la aparición de un mercado informal de tierras, a pesar de que el comercio de tierras está prohibido por la Ley de Reforma de las Tierras Comunales [29]. En un contexto global cada vez más vulnerable al acaparamiento de tierras y recursos, los líderes tradicionales de Namibia no tienen "ninguna responsabilidad legal de rendir cuentas y consultar hacia abajo" a los titulares de los derechos sobre la tierra, lo que les hace vulnerables a la desposesión mediante acuerdos sobre la tierra que privatizan los recursos comunales [30]. 

 

Tendencias en el uso de la tierra

Tras la independencia en 1990 se ha producido una afluencia de personas a las ciudades. La sequía también ha tenido un fuerte impacto en las zonas urbanas, donde los asentamientos informales han crecido exponencialmente. Se calcula que el 40% de la población urbana de Namibia vive en chabolas con escaso acceso al agua potable y a otros servicios municipales, junto con altos niveles de inseguridad alimentaria [31]. Es probable que esta tendencia se consolide a medida que los impactos del cambio climático erosionen los medios de vida rurales.

Namibia es muy vulnerable a los impactos del cambio climático. La sequía ha sido persistente entre 2012 y 2017. En 2013 los cultivos cosechados en Namibia fueron un 42% menos que el año anterior. La prolongada sequía ha provocado pérdidas de ganado para los pequeños productores [32].

 

 

Los modelos de cambio climático indican que las zonas ganaderas más importantes de la actualidad serán marginales para el ganado en los próximos 25-45 años [33]. Esto está impulsando un cambio hacia la cría de animales de caza. En la actualidad, sólo el 6% de la población de animales salvajes de Namibia se encuentra en un parque nacional, mientras que el 12% está en tierras comunales y el 82% en tierras privadas. La ampliación de los derechos de propiedad de la fauna silvestre a las tierras comunales en 1996 permitió el crecimiento de las zonas de conservación de la comunidad, que generaron 132 millones de dólares namibios (9 millones de dólares estadounidenses) en 2017 [34]. Esto, a su vez, requiere que los derechos a la tierra y a los recursos de las comunidades rurales estén protegidos contra la amenaza de captura de recursos por parte de las élites.

 

Cuestiones de tenencia urbana

Se reconoce que el futuro de Namibia es predominantemente urbano. En 2018, el 50% de la población vivía en zonas urbanas, en comparación con el 28% en el momento de la independencia. Las cuestiones urbanas no figuraron de forma significativa en la primera Conferencia Nacional de Reforma Agraria de 1991 y no han sido una prioridad política desde entonces, lo que ha llevado a lo que se ha descrito como una crisis de suelo urbano y de vivienda [35]. En la actualidad, dos de cada tres personas viven en un asentamiento informal y el 67% están empleadas en el sector informal.

En la Conferencia Nacional de Reforma Agraria de 2018 se hicieron propuestas políticas para establecer la reforma del suelo urbano como parte integral del programa nacional de reforma agraria y desarrollar una política urbana nacional y un marco de desarrollo espacial, con el apoyo de estructuras transparentes de administración de la tierra [36]. Hay una amplia gama de leyes y políticas en desarrollo. En 2011 se propuso una Política Urbana Nacional, pero en 2018 no se había finalizado. El gobierno de Namibia también ha desarrollado un Programa Masivo de Servicios de Suelo Urbano, un Programa Masivo de Desarrollo de Viviendas y una Estrategia de Mejora de Asentamientos Informales. Sin embargo, su aplicación aún no ha cobrado un impulso significativo y podría reforzarse la articulación entre los distintos elementos. 

 

Inversiones y adquisiciones de tierras

La minería es el principal sector económico de Namibia y representa aproximadamente el 10% del PIB. En el pasado, la extracción de diamantes ha sido el sector dominante. Gran parte de esta actividad tiene lugar en el desierto de Namibia o en alta mar, con operaciones de dragado y buceo. Esto último tiene consecuencias para los recursos marinos y la pesca. 

El país es el cuarto productor mundial de óxido de uranio y la mina de uranio a cielo abierto de Husab es la tercera mayor del mundo. Sin embargo, estas actividades mineras se llevan a cabo en el desierto de Namibia y, aunque tienen un impacto en los escasos recursos de agua subterránea, no hubo efectos locales significativos en los asentamientos o los medios de vida. Más recientemente, la minería para explotar depósitos de mineral de hierro ha comenzado en el este de Namibia [37]. En septiembre de 2020 se revelaron los planes para iniciar la fracturación hidráulica cerca del río Kavango de Namibia y de las colinas de Tsolido de Botsuana, lo que supone una importante amenaza ecológica y para los medios de subsistencia [38].

Los parques nacionales, las reservas de caza y las reservas comunitarias cubren más del 40% de la superficie de Namibia [39]. Namibia cuenta con un valioso sector turístico basado en la fauna salvaje y la caza. Se calcula que el país cuenta con dos millones de cabezas de diferentes especies de fauna silvestre y el valor total de la fauna silvestre para la economía se estima en unos 1.300 millones de dólares namibios [40]. Esto crea lucrativas oportunidades de negocio que incentivan la adquisición de tierras capitalizadas por intereses extranjeros. Esto ha creado controversia en Namibia.

En 2017 se informó de que un multimillonario ruso pretendía comprar tres granjas para establecer un rancho de caza [41]. En 2018 se informó de que el gobierno de Namibia había autorizado la emisión de contratos de arrendamiento de 99 años en cuatro granjas a una empresa propiedad del multimillonario [42].  La empresa fantasma ha sido perfilada en los Papeles de Panamá filtrados, donde se alega que fue establecida en 1999 por dos directores de fachada para "comprar, poseer, mantener, arrendar, vender, alquilar y desarrollar tierras y edificios e inmuebles" [43]. Los partidos políticos de la oposición han calificado el asunto de los arrendamientos de 99 años como una "apropiación moderna de tierras"[44]. 

 

Derechos de las mujeres a la tierra

Aunque los derechos de la mujer gozan de una sólida protección legal, la garantía práctica de estos derechos y el avance de la igualdad de la mujer en determinados entornos sigue siendo difícil de aplicar. El artículo 10 de la Constitución de Namibia garantiza los derechos de las mujeres, mientras que el artículo 95 obliga al Estado a promover y adoptar políticas y leyes dirigidas a la igualdad de género y de oportunidades para las mujeres. En consonancia con la Constitución, la Política Agraria de 1998 especifica que las mujeres tienen el mismo estatus legal que los hombres con respecto a todas las formas de derechos sobre la tierra y garantiza la seguridad y la protección de todos los derechos sobre la tierra legalmente poseídos, independientemente de la forma de tenencia, los ingresos, el género o la raza del titular de los derechos. 

 

 

En las zonas comunales, la Ley de Reforma de las Tierras Comunales exige que las Juntas de Tierras Comunales sean representativas de todos en la región. Especifica que deben incluirse cuatro mujeres (dos agricultoras y dos con experiencia en administración de tierras) en la composición de la Junta de Tierras  [45].

Sin embargo, a pesar de las disposiciones constitucionales, las prácticas consuetudinarias pueden socavar los derechos legales de las mujeres reconocidos por la ley. En algunas zonas comunales, las mujeres siguen estando excluidas de heredar los bienes de un cónyuge fallecido. En general, "el acceso a la tierra y a los derechos de la misma, especialmente de los marginados, los indígenas y las mujeres, sigue siendo un reto"[46].

 

Derechos a la tierra de las comunidades 

La Constitución de Namibia no se pronuncia sobre los derechos de los pueblos indígenas y las minorías, aunque prohíbe la discriminación por motivos de filiación étnica o tribal.

El pueblo indígena hai//om san ha protagonizado largas luchas por la tierra y el acceso a los recursos de los parques nacionales del país. Tras conceder el acceso a la tierra a otros grupos namibios y a los europeos, los san, un pueblo seminómada, fueron progresivamente desposeídos. Gran parte de las tierras que ocupaban originalmente se incorporaron a los parques nacionales. Al principio, los hai//om tenían derechos de residencia y recolección en estos parques, pero a mediados de los años 50 fueron expulsados para convertirse en "gran parte sin tierras, sumidos en la pobreza, marginados y discriminados por otros grupos no san, los colonos y la administración del suroeste de África" [47].

Tras la independencia, el gobierno de Namibia compró varias granjas en el territorio tradicional de los hai//om, "la mayoría de las cuales fueron asignadas a otros grupos, de modo que, irónicamente, los hai//om tuvieron que abandonar sus tierras porque habían sido vendidas al Estado para su redistribución"[48].

En 2015, una agrupación de hai//om presentó una demanda de acción colectiva contra el gobierno de Namibia y otros organismos e instituciones que operan en las zonas de Etosha y Mangetti West, solicitando la restitución de sus tierras ancestrales [49]. Sin embargo, en noviembre de 2019, tras múltiples retrasos, el tribunal desestimó el caso cuando el líder hai//om reconocido por el Estado, presentó una declaración jurada en la que impugnaba la representatividad de los que presentaban la acción colectiva. El Centro de Asistencia Jurídica (The Legal Assistance Centre), una ONG de Namibia, ha solicitado permiso para apelar la decisión y, según se informa, está planeando llevar el caso a la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos en Tanzania [50].

Otros grupos san, como los ju|'hoansi y los !kung de las zonas de conservación de Nyae Nyae y N‡a Jaqna, en la región de Otjozondjupa, han tenido que luchar contra repetidas invasiones de sus tierras por parte de los pastores en los tribunales [51]. En este último caso, el ministerio de línea aún no ha aplicado una sentencia judicial de 2016 que establece que deben eliminarse todos los cerramientos de las tierras comunales. Los khwe del Parque Nacional de Babwata se han enfrentado a restricciones de acceso a la tierra después de que la zona fuera declarada parque nacional.

Se creó una comisión de investigación en 2019 sobre las reclamaciones de derechos territoriales ancestrales tras la Segunda Conferencia Nacional sobre la Tierra. Presentó un informe de 780 páginas a la oficina del Presidente en julio de 2020. Sin embargo, el informe no se hizo público y acabó filtrándose a través de las redes sociales. El informe, que ya está disponible, propone establecer un proceso legal para tratar el tema de las reclamaciones de tierras ancestrales para su restitución [52].

 

Directrices Voluntarias sobre la Tenencia Responsable (DVGT)

El conocimiento de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (DVGT) aún no está bien establecido en Namibia. Sin embargo, en 2019 la FAO llevó a cabo una sesión de capacitación para parlamentarios seleccionados y altos funcionarios del gobierno. La formación trató de establecer vínculos entre las DVGT, y las resoluciones adoptadas en la segunda conferencia de la tierra de Namibia. Las DVGT se están traduciendo a las lenguas locales y está previsto impartir más formación [53].

 

Línea del tiempo - hitos en la gobernanza de la tierra
1884 - El suroeste de África - un área de 800.000 km² de extensión fue anexionada como colonia alemana. 

1904 - Levantamiento popular contra la ocupación alemana. El 75% de los pueblos herero y nama aniquilados por las tropas alemanas en el primer genocidio del siglo XX.

1906 - Expropiación de tierras y ganado de Ovaherero y Nama sin indemnización

1916 - Tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, Sudáfrica recibió un mandato de clase A de la Sociedad de Naciones para gobernar el entonces suroeste de África.

1959 - La resistencia a los desalojos forzosos en la capital, Windhoek, es aplastada por la policía, que mata a 11 y hiere a 44 manifestantes.

1964 - La Comisión Odendaal de investigación de los asuntos del África sudoccidental propuso la creación de 10 patrias étnicas dentro de Namibia.

1966 - Inicio de la resistencia armada al control de los colonos.

1989 - Se celebran las elecciones en Namibia y se finaliza una nueva constitución.

1990 - Namibia obtiene la independencia.

1992 - Conferencia Nacional sobre la Cuestión de la Tierra y la Reforma Agraria.

1998 - Política agraria nacional 
Los nuevos enfoques en la gestión de los recursos naturales basados en la comunidad implican el establecimiento de conservatorios comunitarios.

2018 - Segunda Conferencia Nacional de la Tierra

2019 - Se crea una Comisión de Investigación sobre Reclamaciones de Derechos Ancestrales a la Tierra y Restitución.

2019 - La reforma agraria se considera uno de los tres problemas más importantes de Namibia, con especial atención al acceso a la tierra en las zonas urbanas.

 

¿Adónde ir después?

 Sugerencia del autor para ampliar la lectura

Si le interesa conocer más a fondo cómo el pasado colonial configura el presente de Namibia, le recomendamos el trabajo de George Steinmetz y Clara Ng.  La Universidad de Ciencia y Tecnología de Namibia (Namibia University of Science and Technology - NUST) alberga el nodo de África Meridional de la Red de Excelencia para la Gobernanza de la Tierra en África (Southern Africa node of the Network of Excellence for Land Governance in Africa  - NELGA). Si se busca en Google Scholar el trabajo del profesor Wolfgang Werner  en el Departamento de Ciencias de la Tierra y la Propiedad hasta 2018, se obtendrá una amplia gama de artículos en profundidad que proporcionan importantes conocimientos sobre los asuntos de la tierra en Namibia, tanto históricos como contemporáneos. Su bibliografía sobre la reforma agraria en Namibia de 2016 es un recurso valioso.  El Centro de Asistencia Jurídica (The Legal Assistance Centre) también ha hecho una importante contribución a la bibliografía sobre el derecho de la tierra en Namibia. 

Para una información más detallada, la Cronología Detallada: Namibia complementaria ofrece una cronología de los principales acontecimientos históricos y las cuestiones relacionadas con la tierra.

 

Referencias

[1] FAO. 2005. Country profile – Namibia. Roma, Italia: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

[2] du Pisani, A. 1991. Rumours of Rain: Namibia's Post-Independence Experience. In Southern African Issues No 3. Johannesburg: The South African Institute of International Affairs.

[3] United Democratic Front of Namibia. 1991. National Conference on Land Reform and the Land Question: Documetation prepared and presented by the United Democratic Front (UDF) of Namibia. edited by Ernest S  Likando: UDF.

[4] Melber, H, and R Kossler. 2020. "Colonial amnesia and Germany’s efforts to achieve ‘internal liberation’." The Conversation, 20 de octubre. https://theconversation.com/colonial-amnesia-and-germanys-efforts-to-achieve-internal-liberation-138840.

[5]Steinmetz, George. 2005. "The First Genocide of the 20th Century and its Postcolonial Afterlives: Germany and the Namibian Ovaherero."  The Journal of the International Institute 12 (2).

[6] Commission of Inquiry into Claims of Ancestral Land Rights and Restitution. 2020. Report of the Commission of Inquiry into Claims of Ancestral Land Rights and Restitution. Windhoek: Office of the President.

[7] Ng, Clara. 2019. "The 20th Century’s First Genocide: Not the Holocaust, but the Herero." Post-Conflict Research Center, consultado el 25 de septiembre. https://p-crc.org/2019/04/06/not-the-holocaust-but-the-herero/.

[8] Melber, H. 2019. "Colonialism, Land, Ethnicity, and Class: Namibia after the Second National Land Conference."  Africa Spectrum 54 (1):73-86.

[9] Lühl, Phillip, and Guillermo  Delgado. 2018. "Urban land reform in Namibia." National Land Conference 1-5 October 2018, Windhoek.

[10] Melber, H. 2019. "Colonialism, Land, Ethnicity, and Class: Namibia after the Second National Land Conference."  Africa Spectrum 54 (1):73-86.

[11] Adams, F, W Werner, and PCJ Vale. 1990. "The land issue in Namibia: An inquiry (Vol. 1)."  Namibia Institute for Social and Economic Research.

[12] du Pisani, A. 1991. Rumours of Rain: Namibia's Post-Independence Experience. In Southern African Issues No 3. Johannesburg: The South African Institute of International Affairs.

[13] Ngcukaitobi, Tembeka 2018. "The constitutionality of ancestral lands: Remarks at Namibian Land Conference." Ministerio de Reforma Agraria, consultado el 6 de octubre. http://www.mlr.gov.na/documents/20541/283371/Tembeka+Ngcukaitobi+-+The++constitunality+ancestral.pdf/958a8d8d-8d4e-4cbc-aff7-f76e96b9c715.

[14] Melber, H. 2019. "Colonialism, Land, Ethnicity, and Class: Namibia after the Second National Land Conference."  Africa Spectrum 54 (1):73-86.

[15] Sippel, Harald. 2017. "Land matters in Namibia: the issue of land and the Constitution." In Beyond a quarter-century of constitutional democracy: Process and progress in Namibia, edited by Nico Horn and Manfred O Hinz. Windhoek: Konrad Adenauer Stiftung.

[16] IGF. 2018. IGF mining policy framework assessment: Namibia. In Intergovernmental Forum on mining, minerals, metals and sustainable development: The International Institute for Sustainable Development.

[17] Namibia Statistics Agency. 2018. Namibia Land Statistics Booklet. Windhoek: Namibia Statistics Agency.

[18] Legal Assistance Centre, and Advocacy Unit Namibia National Farmers' Union. 2009. A Guide to the Communal Land Reform Act, 2002 (No. 5 of 2002) Segunda edición. In Land, Environment and Development Project. Windhoek.

[19] Ibid

[20] Werner, Wolfgang. 2016. "Transforming Namibia's communal land: Labour reserves to sites of accumulation." Proceedings of the centenary conference of the Society of South African geographers, Stellenbosch.

[21] GN 37 of 2003, GG 1.3.2003

[22] Sippel, Harald. 2017. "Land matters in Namibia: the issue of land and the Constitution." In Beyond a quarter-century of constitutional democracy: Process and progress in Namibia, edited by Nico Horn and Manfred O Hinz. Windhoek: Konrad Adenauer Stiftung.

[23] Namibia Statistics Agency. 2018. Namibia Land Statistics Booklet. Windhoek: Namibia Statistics Agency.

[24] GLTN. 2018. Improving tenure security through the establishment of a digital land registry in Namibia. In Project brief: Global Land Tool Network, UN Habitat, GIZ.

[25] Namibia Statistics Agency. 2018. Namibia Land Statistics Booklet. Windhoek: Namibia Statistics Agency.

[26] Legal Assistance Centre, and Advocacy Unit Namibia National Farmers' Union. 2009. A Guide to the Communal Land Reform Act, 2002 (No. 5 of 2002) Second edition. In Land, Environment and Development Project. Windhoek.

[27] Ibid

[28] Werner, Wolfgang. 2018. "Land tenure and governance on communal land in Namibia." Second National Land Conference, Windhoek 1-5 October.

[29] De Villiers, Stephanie, Åse Christensen, Cylius Tjipetekera, Guillermo Delgado, Sam Mwando, Romie Nghitevelekwa, Celina Awala, and Mutjinde Katjiua. 2019. "Land Governance in Namibia." Land Governance in Southern Africa Symposium, Windhoek.

[30] Werner, Wolfgang. 2018. "Land tenure and governance on communal land in Namibia." Second National Land Conference, Windhoek 1-5 de octubre

[31] Crush, Jonathan, Ndeyapo Nickanor, and Lawrence Kazembe. 2019. "Informal food deserts and household food insecurity in Windhoek, Namibia."  Sustainability 11 (1):37.

[32] Keja-Kaereho, Chalene, and Brenden R Tjizu. 2019. "Climate Change and Global Warming in Namibia: Environmental Disasters vs. Human Life and the Economy."  Manag Econ Res J 5 (2019):7731.

[33] Brown, Chris. 2019. "Using Namibia's Wildlife to Drive a Green Economy." Conservation Namibia, 1 November. http://conservationnamibia.com/blog/b2019-green-economy.php.

[34] Ibid

[35] Lühl, Phillip, and Guillermo  Delgado. 2018. "Urban land reform in Namibia." Conferencia Nacioanal de la Tierra  1-5 de octubre de 2018, Windhoek.

[36] Ibid

[37] ITA. 2020. "Namibia – Country Commercial Guide." Department of Commerce: International Trade Administration, consultado el 3 de febrero. https://www.trade.gov/country-commercial-guides/namibia-mining-and-minerals.

[38] Barbee, Jeffrey, and Kerry Nash. 2020. "Mystery shrouds plans to start fracking near Namibia's Kavango river and Botswana's Tsolido Hills." 20 de septiembre. https://www.dailymaverick.co.za/article/2020-09-16-mystery-shrouds-plans-to-start-fracking-near-namibias-kavango-river-and-botswanas-tsodilo-hills/.

[39] IGF. 2018. IGF mining policy framework assessment: Namibia. In Intergovernmental Forum on mining, minerals, metals and sustainable development: The International Institute for Sustainable Development.

[40] Schalkwyk, Diana L. van, Kenneth W. McMillin, R. Corli Witthuhn, and Louw C. Hoffman. 2010. "The Contribution of Wildlife to Sustainable Natural Resource Utilization in Namibia: A Review."  Sustainability 2 (11):3479-3499.

[41] Kahiurika, Ndanki 2017. "Russian billionaire seeks rights to buy land." The Namibian, consultado el 20 de octubre.  https://www.farmlandgrab.org/post/view/27600-namibia-russian-billionaire-seeks-right-to-buy-land.

[42] Vives, Lisa. 2018. "Land deal with Russian billionaire causes a stir in Namibia." Global Information Network, consultado el 20 de octubre. https://www.indepthnews.net/index.php/the-world/africa/2236-land-deal-with-russian-billionaire-causes-a-stir-in-namibia this.

[43] ANCIR Investigations. n.d. "Russian billionaire's Namibian land purchases linked to offshore company." ANCIR Investigations, consultado el 21 de octubre https://panamapapers.investigativecenters.org/namibia-russia-land/.

[44] News24. 2018. "'This is a modern day land grab', Namibian opposition says as government agrees to lease four farms to Russian billionaire for 99 years." News 24, accessed 21 October. https://www.news24.com/news24/africa/news/this-is-the-modern-day-land-grab-namibian-opposition-says-as-govt-agrees-to-lease-4-farms-to-russian-billionaire-for-99-years-20181027.

[45] De Villiers, Stephanie, Åse Christensen, Cylius Tjipetekera, Guillermo Delgado, Sam Mwando, Romie Nghitevelekwa, Celina Awala, y Mutjinde Katjiua. 2019. "Land Governance in Namibia." Land Governance in Southern Africa Symposium, Windhoek.

[46] Ibid

[47] Koot, Stasja, y Robert Hitchcock. 2019. "In the way: perpetuating land dispossession of the indigenous Hai//om and the collective action law suit for Etosha National Park and Mangetti West, Namibia."  Nomadic Peoples 23 (1):55-77.

[48] Ibid

[49] Ibid

[50] Harrisberg, Kim. 2020. "Indigenous Namibians fight for ancestral land in national park." Reuters, consultado el 26 de octubre. https://www.reuters.com/article/us-namibia-land-indigenous-idUSKCN21V0PI.

[51] Hays, Jennifer, and Robert Hitchcock. 2020. "Land and resource rights in the Tsumkwe Conservancies – Nyae Nyae and N‡a Jaqna." In "Neither here nor there" Indigeneity, Marginalisation and land rights in post-independence Namibia, edited by Willem Odendaal and Wolfgang Werner. Windhoek: Legal Assistance Centre.

[52] Iikela, Saeus. 2021. "Ancestral land commission report leaked." The Namibian, 22 de enero de 2021.

[53] FAO. 2019. "FAO trains Namibian parliamentarians on VGGTs." consultado el 21 de octubre. http://www.fao.org/namibia/news/detail-events/en/c/1206469/.

Disclaimer: The data displayed on the Land Portal is provided by third parties indicated as the data source or as the data provider. The Land Portal team is constantly working to ensure the highest possible standard of data quality and accuracy, yet the data is by its nature approximate and will contain some inaccuracies. The data may contain errors introduced by the data provider(s) and/or by the Land Portal team. In addition, this page allows you to compare data from different sources, but not all indicators are necessarily statistically comparable. The Land Portal Foundation (A) expressly disclaims the accuracy, adequacy, or completeness of any data and (B) shall not be liable for any errors, omissions or other defects in, delays or interruptions in such data, or for any actions taken in reliance thereon. Neither the Land Portal Foundation nor any of its data providers will be liable for any damages relating to your use of the data provided herein.

Share this page