La sentencia Maledu: El poder del reconocimiento de los derechos de tenencia | Land Portal
Contact details: 
Neil Sorensen, neil.sorensen@landportal.org
Organizers: 

Namati: Innovations in Legal Empowerment

Namati is an international organization that tests the potential of legal empowerment through innovative interventions and research. Through our work, we seek a better understanding of the impacts of legal empowerment and the most effective mechanisms for achieving them. 

Language of the event: 
English
Portuguese
Spanish
French

Fecha y hora: 22 de marzo de 2023, 15:00-16:30 CET
 

En las dos últimas décadas, la minería del platino se ha expandido exponencialmente por las tierras comunales de la Provincia Sudafricana del Noroeste. Esta zona rica en minerales pertenece a varias autoridades tradicionales -entre ellas la prominente Bakgatla ba Kgafela- y es una de las mayores zonas productoras de platino del mundo. Pero este rápido crecimiento de la actividad minera ha ido paralelo a un aumento de las tensiones sobre los derechos a la tierra entre los usuarios de la tierra y las comunidades tradicionales, los líderes tradicionales reconocidos y las empresas mineras. La historia y los acuerdos de tenencia de la tierra en esta zona son complejos y controvertidos.

En 2018, Grace Masele Mpane Maledu y 37 miembros de su comunidad trataron de ser reconocidos por el Tribunal Constitucional de Sudáfrica como los ocupantes y propietarios legítimos de la granja Wilgespruit después de que la autoridad tradicional Bakgatla ba Kgafela concediera a una empresa minera los derechos para explotar sus tierras. En una victoria histórica, el Tribunal Constitucional falló a favor de la comunidad y confirmó que era necesario su consentimiento tanto para las actividades mineras como para la reubicación. Si la empresa minera no obtenía ese consentimiento, el Estado tendría que expropiar la propiedad. Esta decisión se conoce como la sentencia Maledu.

Los miembros de la comunidad de Grace son descendientes de 13 clanes que compraron y cultivaron formalmente la tierra en exclusiva durante casi cien años. Debido a las leyes coloniales de la época, se vieron obligados a registrar las tierras bajo una autoridad gubernamental, que posteriormente pasó a manos de la autoridad tradicional. La importancia de la sentencia Maledu radica en que confirma que la propiedad consuetudinaria es propiedad por derecho propio y no meramente "similar a la propiedad". No tiene por qué disfrutarse a través de la autoridad de un líder tradicional. 

La sentencia Maledu se basó en los derechos consagrados en la Constitución y reconocidos en la Ley de Desarrollo de los Recursos Minerales y Petrolíferos (MPRDA) y la Ley de Protección Provisional de los Derechos Informales sobre la Tierra (IPILRA). La Ley MPRDA regula la concesión de derechos mineros e incluye a los "ocupantes legítimos" en su definición de "propietarios". Además, la IPILRA reconoce y protege el uso actual de la tierra de las personas que viven y utilizan tierras comunales. En conjunto, estas disposiciones legales condujeron a la sentencia del caso Maledu a favor de la comunidad y eliminaron cualquier ambigüedad que pudiera quedar en torno a los derechos de los usuarios informales de la tierra. Más información sobre la sentencia Maledu aquí.

En 2020, la Fundación. Land Portal, junto con el Consejo Sudafricano de Investigación Científica e Industrial (CSIR), publicó el Estado de la información sobre la tierra en Sudáfrica. La investigación concluyó que la información accesible sobre la gobernanza de la tierra en Sudáfrica excluye información detallada sobre los mecanismos tradicionales de relación con la tierra comunal, incluidos los derechos sobre la tierra de individuos y familias. Esta investigación sugiere que aquellos que pueden beneficiarse de la sentencia Maledu pueden enfrentarse a problemas debido a la falta de información disponible.

El hecho de que no se haya abordado la seguridad de la tenencia y no se hayan aclarado los poderes y la autoridad de los líderes tradicionales ha creado unas condiciones propicias para los pactos de élite entre las empresas mineras, los actores con conexiones políticas y los líderes tradicionales locales. Las pruebas sugieren que la minería en las antiguas zonas de la patria ha contribuido a una doble desposesión, socavando los medios de subsistencia rurales de la mayoría, al tiempo que crea riqueza para unos pocos conectados y es un motor de la degradación medioambiental a largo plazo. 

En este seminario web se debatirán las implicaciones de la sentencia Maledu, la importancia de reconocer y proteger los derechos informales sobre la tierra, el poder del acceso a la información y los resultados positivos que la seguridad de la tenencia puede tener para las comunidades afectadas por la minería. Se analizarán las repercusiones de la sentencia para la comunidad y se estudiará cómo los miembros de la comunidad han interactuado con la empresa minera. 

 

 

Share this page