Desastres climáticos, migración y documentación sobre el derecho a la tierra en Bangladesh | Land Portal

En vísperas de las próximas conversaciones internacionales sobre el clima, los agricultores de las regiones costeras de Bangladesh insisten en la importancia de contar con unos derechos sobre la tierra sólidos y bien documentados ante las múltiples catástrofes provocadas por el cambio climático que han afectado negativamente a sus vidas y medios de subsistencia. Encabezada por la Asociación para la Reforma Agraria (ALRD por sus siglas en inglés) de Bangladesh y la Coalición Asiática de ONG para la Reforma Agraria y el Desarrollo Rural (ANGOC), con el apoyo de la Fundación Land Portal y el Foro Global sobre la Investigación e Innovación Agrícola (GFAR), se ha puesto en marcha una campaña informativa y en las redes sociales para amplificar sus voces sobre esta cuestión. En esta ocasión, hemos emprendido una acción colectiva para garantizar que el discurso sobre política climática no descuide el papel crucial que desempeñan los derechos sobre la tierra en el desarrollo de la resiliencia climática de una de las poblaciones más vulnerables. Puede obtener más información y contribuir utilizando los hashtags #IfOnlyTheEarthCouldSpeak #landmatters #land4climate #COP28 y siguiéndonos en Twitter. ​


Hasta el 70% de los habitantes de barrios marginales de Bangladesh se han trasladado debido a problemas medioambientales

Bangladesh es uno de los países del mundo más propensos a las catástrofes. Situado en las llanuras aluviales de grandes ríos, su situación geográfica, las características del terreno y el clima monzónico hacen que el país sea especialmente vulnerable. El número de bangladeshíes desplazados por los diversos efectos del cambio climático, casi el 5% de la población total del país, alcanzará los 7,1 millones en 2050, según la FAO. Aunque las cifras previstas son asombrosas, no se trata de una novedad. Bangladesh se ha visto históricamente muy afectado por el cambio climático; entre 1980 y 2008, sufrió un total de 219 catástrofes naturales. 

Según la Organización Internacional para las Migraciones, hasta el 70% de los habitantes de los barrios marginales de Bangladesh se han desplazado debido a problemas medioambientales como éstos. Según un informe del Banco Mundial, esto lo convierte en el principal factor de migración interna del país. Entre las contrapartidas por estar más cerca de una fuente estable de ingresos y medios de subsistencia se encuentran la precariedad de la salud, la educación y la seguridad.  

Tal vez sea un sentimiento de frustración prolongada, y de miedo, lo que ha empujado a los habitantes de las aldeas remotas de las zonas rurales de Bangladesh a proteger el medio ambiente del que dependen, para poder permanecer en el lugar al que llaman hogar. En el punto álgido de la pandemia, en 2020, se pudo ver a miles de residentes protestando contra los planes del gobierno de reparar las presas que les impedían cultivar la tierra que les proporciona su sustento. Esto, en un lugar donde los impactos del cambio climático ya han tenido efectos desastrosos en la vida de los agricultores rurales. Un funcionario del gobierno citó la falta de documentos claros sobre la propiedad de la tierra como un obstáculo para que los residentes pudieran defender adecuadamente sus derechos. A su vez, los residentes afirman: "Les rogamos que no nos quiten nuestras tierras. Nunca renunciaremos a nuestra tierra". 

 

La "sensación de hogar", un elemento importante para afrontar el trauma post desastre climático

Cuando el ciclón Aila azotó la región en 2009, y cuando el ciclón Ampha volvió a asolarla en 2020, Amjad Hossain, de la aldea de Pratapnagar, se enfrentó a pensamientos de migración y desplazamiento, no una, sino dos veces. Ser propietario de tierras no cambiaba el hecho de que los frecuentes ciclones y las mareas altas de la zona hicieran improductiva gran parte de su tierra, que en su mayor parte quedó sumergida bajo el agua salada durante años tras el desastre. Como en el caso de la mayoría de sus vecinos, las tierras del Sr. Hossain han quedado en gran medida improductivas. A pesar de los riesgos y las repercusiones para su medio de vida, lo que en última instancia le disuadió a él y a su familia de trasladarse fue tener un título de propiedad adecuado.

 

Photo taken by Rafiqul Islam 

 

La carencia de tierras (o la falta de derechos sobre la tierra) puede considerarse a menudo tanto la causa como el efecto de la pobreza de la mayoría de los hogares rurales de Bangladesh. Pero, ¿realmente les va mejor a quienes tienen un acceso seguro y documentado a la tenencia de la tierra en lo que respecta a la recuperación y la resiliencia tras un desastre? 

"Los que no tienen tierra propia no pueden quedarse porque no sólo se quedan sin medios de subsistencia, sino que permanecer en un lugar donde no tienen recursos legales ni derechos puede empeorar su situación.  Poder demostrar la propiedad de la tierra es esencial para obtener créditos para la reconstrucción y para recibir los servicios sociales que ofrece el gobierno tras los desastres climáticos. Por último, algo con lo que todos podemos identificarnos, son los beneficios psicológicos que se derivan de tener "sensación de hogar". Tener un lugar seguro al que volver es fundamental para las familias y las comunidades en estas situaciones", afirma Bulbul Ahmed, responsable de programas de ALRD.  

Según un informe del IISD que aborda diversos aspectos de la propiedad de la tierra tras las catástrofes naturales, poder demostrar la propiedad de la tierra mediante documentación básica como el carné de identidad o el certificado de defunción a efectos de herencia es un aspecto inexplorado de los esfuerzos de ayuda en caso de catástrofe. La pérdida de este tipo de documentación, junto con los diferentes y a veces contradictorios tipos de leyes bajo las que se pueden presentar reclamaciones -ya sean formales, consuetudinarias o religiosas- hace más difícil que las autoridades aborden los problemas de la tierra de manera adecuada.  

 

La digitalización de los registros de la propiedad es una posible solución, pero no la panacea.

La digitalización de los registros catastrales es fundamental para apoyar la administración de la tierra en pro del desarrollo sostenible, ya que los sistemas integrales de información sobre la tierra no sólo son importantes para registrar los registros catastrales, sino que constituyen la base para la prestación de servicios relacionados con la tierra (por ejemplo, los registros catastrales digitalizados son esenciales para la restitución de diversos derechos tras desastres como las inundaciones). Cada vez son más las partes interesadas y las iniciativas que dan prioridad a los datos sobre la tierra, mientras que las comunidades y las organizaciones indígenas también reconocen el papel fundamental de los datos sobre la tierra y, como tales, reivindican sus derechos sobre ellos. 

"Las comunidades de todo el mundo reclaman cada vez más sus datos sobre la tierra. En el caso de las catástrofes climáticas, existe una mayor conciencia de que estos datos no sólo pueden ayudar a las comunidades a garantizar sus derechos sobre la tierra en la respuesta posterior a la catástrofe, sino que también pueden ayudarles a hacer valer sus derechos sobre diversos servicios sociales o de tierras esenciales que están a su disposición. En lugar de percibirse a sí mismos como receptores pasivos de la ayuda social, con la ayuda de los datos que prueban sus derechos sobre la tierra, ahora tienen un renovado sentido de agencia en lo que a menudo puede ser un arduo proceso de recuperación", afirma Charl-Thom Bayer, Especialista Senior en Información sobre la Tierra del Land Portal.   

La digitalización de los derechos sobre la tierra no es la panacea para los problemas de administración o gobernanza de la tierra. Las iniciativas de datos sobre la tierra tampoco son inmunes a las grandes influencias de la política y el poder, y aunque los datos son neutrales, quienes los custodian suelen formar parte de los procesos políticos, sociales y económicos. Así, aunque la digitalización de los datos sobre la tierra es una herramienta fundamental para proteger los derechos de las comunidades sobre la tierra frente a los peligros de la migración inducida por el clima, estas iniciativas deben considerar cuidadosamente los resultados esperados e invertir en intervenciones más amplias para mitigar el uso indebido de los datos. 

Proteger los registros vitales frente a los desastres naturales es fundamental para garantizar una serie de derechos y servicios. Aunque los datos sobre la tierra y los registros digitales pueden ayudar a mitigar los riesgos y proteger los intereses, es necesario comprender los contextos sociopolíticos y los aspectos de justicia y equidad de los datos en el ecosistema de los datos sobre la tierra.

Related content: 
Event
22 Noviembre 2023
Global
Organizers: 
Land Portal Foundation
Global Forum on Agricultural Research
Asian NGO Coalition (ANGOC)
Association for Land Reform and Rural Development
Global Land Tool Network

Climate-change induced disasters and communities’ responses to protect themselves and design solutions have become a top priority on the climate agenda. At the center of mitigation and adaptation discussions have been urban populations, particularly in informal settlements. At the same time, the rural poor with limited or no secure access to land tend to be overlooked.

Comparta esta página